13/12/08

Quince otoños, de primavera



Llegaste a mi en una noche húmeda de otoño
dentro de una cajita de cartón…

Siempre he creído que las viejas hadas,
conocedoras de la magia de la vida,
debieron colocarte en mis entrañas para dar nacimiento
a un rayito de luz en la oscuridad.

Quince otoños, mi hogar.

Mi tronco ya estaba encallado por los abrazos del fuego y el hielo,
joven entre mis hermanos
las ramas crecieron, mis raíces se hundieron,
con la velocidad elástica de la juventud, de la supervivencia.

Y allí te dejaron a ti, vida,
una pequeña que cobraba vida cada día
cada noche abrigada entre mis ramas.
Durante los largos días de sol,
la sangre fluía
y cada uno de tus pequeños pasitos iba dando más y más fuerza
a unas raíces olvidadas en la tierra.






Primero caminaste entre mis ramas
y luego, poco a poco, fui observando con mirada atenta;
Tus primeros pasos
sobre los verdes pastos sombreado por mis hojas.
Jugabas continuamente,
te soñabas galopando a lomos de caballos salvajes.
Te interesaste por el lenguaje de los animales,
los enseñabas a comer de tu mano,
a pasear junto a tus pequeñas piernas a tu paso.
Risas de cascabel se hacían eco en telas de arañas cristalizadas al amanecer…
Aprendiste a nadar junto a los peces,
A correr entre los ciervos,
A competir con las liebres,
A pasear con las tortugas…

Aún te cuesta respetar los brotes tiernos en mis ramas,
pero ellos serán sombra y frescor en los días de verano…
Aún te cuesta entender que los pequeños nogmos viven entre mis raíces,
pero ellos están ahí para regalarnos su sabiduría…
Aún te cuesta comprender que lágrimas brotan de mi interior
cada vez que mi tronco se araña o una rama se quiebra…

Pero… shhhhh, me hice grande, me hice fuerte.

Te vigilo en tus pasos pequeña
intento que veas y sientas que encontrarás tu destino
alumbrando las largas noches de oscuridad, bajo las estrellas…
Algún día tus alas se abrirán y volarás,
No necesitarás un viejo tronco para esconderte,
No temas,
te conocerás etérea, transparente,
te conocerás tierra y simiente.

Siempre estarán aquí mis ramas
con pequeños brotes tiernos
para abrigar tus sueños…
Naciste para dar vida
siendo un rayito de luz,
a las largas noches de invierno.

Amanece y aún duermes,
Entre cosquillas y mis caricias
entre los cuentos de la infancia
las risas de la noche… y tus mañanas

8 comentarios:

efe dijo...

Hermosas primaveras con mis deseos de que sean muchisimas más.
Un abrazo para las dos.

Efe

Liška dijo...

Hummmm... hermosas de verdad. Gracias efe, con todo nuestro cariño :))

Daryus dijo...

Me receurda un post , que escribi hace mucho tiemo, .. y timida ante el mundo, te he visto nacer . :))
Sacrificio, alegria, rabia, ternura, .... hechizos hechos en noches solitarias, esperanza , futuro , cosechas recogidas en tardes calidas de otoño. Y que por siempre sea Bella Dama

Liška dijo...

Y con tu permiso lo rescato Daryus, por su belleza, por lo descrito y lo que no hace falta decir:

Y tímida ante el mundo, te he visto nacer. Atrás quedan esos fríos amaneceres. Acompañada en solitario. Agradeciendo las calidas caricias de su luz. Cómplice de la oscuridad de la noche. Emparejada por el libre albedrío con quien será tu rival. Competeréis en belleza, en olor, en sabor. Pero en tu debilidad te sabes fuerte. Y frágil cumplirás tu misión, satisfarás a los que te contemplen, causaras admiración. Y con el tiempo engendrarás dureza, rellena de sabores nítidos, dulces, especiados y por fin tu ciclo habrá terminado. Pero yo estoy aquí, para dejar constancia que exististe y por un momento fuiste mía.
Daryus.

:)... hacerte llegar un beso, soleado y fresco como este amanecer, allí en el Tibet.

Mistress Moon Sado dijo...

Fué hace tiempo, mucho tiempo, en un principio, cuando florece la vida anclada bajo las raices...
No estabas muy segura de qué camino tomar, el izquierdo, el derecho, la cumbre o el estanque,
aún no habias aprendido a tomarte una cerveza o a servir un pastel,
pero aprendiste al tiempo, y seguiste adelante,
Aunque otros caminos eran más anchos, llanos y nuevos, un antiguo camino surgio bajo tus pies, enraizandote a la tierra....y lo seguiste.
Lo estudiaste, y creciste y hablaste con las almas compañeras del camino.
Ahora te yergues poderosa fuera del tiempo y del espacio,
para consagrarte ante los Sabios de los que aún desean aprender,
horneaste a fuego lento la semilla de maiz que hoy tiene quince palomitas de caramelo,
y en ese lugar dónde las hojas y los árboles se inclinan para escuchar....te presto mis alas,
En los cielos, la Luna brillante es tu testigo.

Mi dama blanca, mi beso est tuyo.

Liška dijo...

Que me regalen un gramo de locura por cada vez que la realidad nuble mi visión. Que la vida de plastilina sea amarga como la hiel, que los pájaros rojos traguen cenizas en cada vuelo y sus alas de lágrimas den de beber a nuestros desiertos. Que gritar sea el susurro que tira de mi sábana cada mañana y se apodere de mi el placer de ser un ángel, un ángel libre, dueña y señora de mis alas.

;-)... Mil besos Reina, para los dos, míos y de mi mujercita.

BUDOKAN dijo...

Sus posteos son hechizos irresistibles. Saludos!

Liška dijo...

Mi sonrisa Budokan, en parte traviesa, en parte serena... unos ojos y un alma. Bienvenido, siempre.