19/12/08

Granos de arroz




"Se recostó en la cama, cerró los ojos y meditó un momento. Finalmente los abrió y escribió: Existe algo en la estúpida mente humana que responde hermosamente a la idea de lo insólito, especialmente a lo insólito de condiciones capaces de producir un fenómeno dado. Cuantas menos posibilidades existen de que suceda una cosa, más maravillosa resulta cuando se produce, por inútil o incluso dañina que pueda ser. El hecho de que haya sucedido contra todo pronóstico la convierte en un acontecimiento precioso. No era justo que sucediera y, sin embargo, sucedió; uno no puede menos de admirar ciegamente la cadena de circunstancias que permitieron que se produjera lo imposible."

Paul Bowles





Las aguas corren abruptas, saltando unas por encima de otras, a velocidades de vértigo, densas y espumosas, practicantes celestiales que a su paso recuerdan el estupor de tus gestos retorcidos bajo la camiseta blanca. Sencillamente un paquete mensual, sudado en sangre, que sostiene a un golpe de palabra la base de tu orgullo desquiciado de procreador. Tu primera compresa.

“Guárdate bajo una chaqueta almidonada si eso es lo que pretendes, pero no andes tan cerca de su recorrido. Sostén tu hombría con pinzas labradas por joyeros artesanos del valor de la melancolía, escupe vinos y cavas, que el semblante y tu hoz serán desnudados a un golpe certero por aquella que posee las infinitas formas y se aviva del cielo para acabar cicatrizando tu cuerpo. Sal de sales, nívea y cristalina que dejará al descubierto tu cuerpo trémulo, desnudo y quien sabe si descorazonado… bajo alguna ventana olvidada por su progenitor.”

2 comentarios:

Moni dijo...

La primera compresa suele venir acompañada de sentimientos encontrados, lo bueno es tener a alguien al lado que te lo explique y sobretodo, te haga sentir tranquilidad, besos

Liška dijo...

:)... Mil besos tb a ti Moni