23/11/08

El gorrión



Tiempo de un café, de un pitillo, tiempo de caminar.
De tender la ropa, de rebuscar en el bolsillo.
Tiempo de disfrutar.

Hay un parque, hay gentes, no hay nada, un gorrión que no para de suplicar.
Hay un manto y una silla, su mirada encogida de felicidad.

Tiempo de un café, de un pitillo, tiempo de pasear.
De nadar entre hojas, las niñas que ríen ya saben jugar.

Siempre, gorrioncillo, habrá sabores
que en tu pico se pierdan
y que los vinos no puedan saciar.


" El rastro moría al pie de un árbol. Cierto era que había un fuerte olor a negro en el aire, cada vez que la brisa levantaba las moscas que trabajaban en oquedades de frutas podridas. Pero el perro -nunca lo habían llamado sino Perro- estaba cansado. Se revolcó entre las yerbas para desrizarse el lomo y aflojar los músculos. Muy lejos, los gritos de los de la cuadrilla se perdían en el atardecer. Seguía oliendo a negro. Tal vez el cimarrón estaba escondido arriba, en alguna parte, a horcajadas sobre una rama, escuchando con los ojos. Sin embargo, Perro no pensaba ya en la batida. Había otro olor ahí, en la tierra vestida de bejuqueras que un próximo roce borraría tal vez para siempre. Olor a hembra. Olor que Perro se prendía del lomo, retorciéndose patas arriba, riendo por el colmillo, para llevarlo encima y poder alargar una lengua demasiado corta hacia el hueco que separaba sus omóplatos. "

Carpentier Los fugitivos


4 comentarios:

Moni dijo...

Sí, ya es tiempo de disfrutar
que usted lo disfrute bien, señorita a la que tanto se quiere :)

Liška dijo...

:)... jajaja!! gracias niña linda... siempre que se ofrece la oportunidad se coge, nadie puede negarse felicidad ante la de nuestros seres queridos

Besossss...

Mistress Moon Sado dijo...

El gorrión no tiene palabras, sólo brillo en sus ojillos, negros como la noche ante la maravilla del otoño. La dueña del pajarito, sueña, vuela con sus alas y se cubre con el pelo de gata negra de tu abrigo.
Te me metes muy adentro, jodía.

Liška dijo...

Es todo un honor poder compartir, sentir, vuestro crecimiento y felicidad. Hay autopistas y sendas de montaña...
Mil besos de colores a esa peazo Dueña y su pajarito... ;-)