4/9/07

Guardianes de sueños


Dicen que de uno se hace la noche, que se duerme, que los sueños son guardados por ángeles de alas blancas y picos rojos, con garras que arañan a intrusos de otros mundos, que guardan la cordura… Pensaba, no hablaba, tan solo un aire fresco colándose por la ventana, jugando a sortear las estrellas y el llanto de su pequeña en la habitación de al lado.

No hay daño peor que el que nos hace creernos por encima de toda ley, sin ofensa que pueda clavar sus cuernos en nuestro vientre, o nuestras nalgas, habla y dime… qué ocurre? La verdad? Lo bueno y lo malo? El derecho con el que crees acaparar mi vida sin tan siquiera dignarte a mirar el sudor de mis manos, las heridas en mis piernas, recordar mi corazón pegado a tu espalda, guardando tus sueños. Ella llora ahora, antes reía, no hay punto medio, no la poseo y es mía, la cuido con caricias, soplo para que agite sus alas, la veo tropezar y muerdo mi lengua, me mantengo cerca para aliviar su carga, para curar si es necesario sus heridas… qué más puedo dar? Quizás y sólo quizás… simplemente no pueda, no sepa darle más.

… que mis torpes palabras, que mi respeto y una pequeña jaula donde vive con la puerta abierta, un hogar,

y una simple canción.



3 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Hermosa reflexión sobre el mundo de la noche, los sueños y los maravillosos seres que la habitan. Saludos!

Circe dijo...

Sabes de esas cosas que ocurren y no se hablan, no se cuentan?... ser madre es lo que toca en este post, contarlo es lo que ha tocado... Un beso Budokan

Anónimo dijo...

La caricia y la vara de espinas, el oido siempre atento, el alma en una mano, en el vientre un corazon, la seguridad del trabajo bien hecho, la etapa revuelta...pequeños animales q se revuelven ante lo q hoy no comprenden, el desasosiego anidando en los sueños.. y cuando pasen los años, un beso y un hoy te comprendo, no antes, no lo busques, no lo pidas aunq ven todavia sus ojos son ciegos.