22/6/07

La esencia de las margaritas


Se giran buscando el sol y en las noches pliegan sus pequeñas alas guardando su interior. Háblame de ti, desnúdate, se lascivo, loco, atrevido, se mío…

Palidecen las noches, pequeñas gotas van apareciendo sobre tu pecho cubierto por mi piel sin sombra. Sumérgete hasta el abismo, dime que ves y de nuevo… aflora.


5 comentarios:

Angie dijo...

llegar hasta el abismo para traerme entre tus manos la locura del deseo..

abrigarnos la piel con dedos, con manos, con labios..

te beso..

arabesque dijo...

Invitaciones como esta son peligrosas. Las paredes oyen y puede que les guste el ofrecimiento. Tu piel puede volverse pálida de yeso. Y la luna te cogerá envidia. Y no vendrá a verte. Y se llevará sus besos y sus sueños.

circe dijo...

... Hummmmm!! el deseo Angie, el motor de la pasión, de las sensaciones a flor de piel... del placer.... te beso


Dispuesta a correr el riesgo Arabesque, el destino sigue su curso, trazado y sinuoso envuelve nuestra piel, simplemente saber entregar, saber recibir ;-), sentir y disfrutar ... hemanada a la luna, siempre... Besossss

Cascorr@ dijo...

Hay trato desde luego. La duda es si, al emerger del abismo para que te sumerjas conmigo ¿vendrás?
B-Xos

circe dijo...

el descenso es sentir.... en el ascenso la conciencia, el sabor de boca, el placer se trasforma en una realidad cómplice... su.. nuestra... belleza ;-)

Besossss Cascorr@