24/6/07

Cabalga


El calor desmesurado en la punta de los dedos, el deseo…

El ensueño
arrastrado por la corriente,
jubiloso y pletórico,
el corcel de la lujuria,
poseedor del paisaje
perverso, indomable,
marca las horas


…clamando estallar, romper el aire y enmudecer ahogados en la pasión.

Creí no haber pedido salir, alcanzar, escalar… ahora es el momento… pide, suplica, arrástrate insaciable, hazme sentir llave, coordenadas de tu enigma, haré que mi estela sea tu guía, avanzaré sutil en cada sombra, en cada esquina… haré que nuestra excitación, que nuestro placer, que nuestro deseo sea clave cómplice… sea nuestro estigma.


5 comentarios:

Cascorr@ dijo...

Curiosa ¿coincidencia? temática. Yo dejé de creer en casualidades.
Mmm.. estas cosas dan que pensar...
;-)
B-Xos

Angie dijo...

Hazme sentir llave..
déjame abrir la puerta del deseo.. correr por pasillos inimaginables hasta llegar al centro mismo del placer..
y abrirlo..
para siempre

un abrazo de domingo..

circe dijo...

:))... quién sabe... quizás y sólo quizás sea cuestión de encontrarse perdido(la incertidumbre) para poder llegar a los límites, para poder adentrarse en nuevos horizontes... ;-) Besosssss Cascorr@


Hummmm... Angie, nunca lo hubiera dicho mejor mi niña, sintiendo :))...

Intenso ese abrazo.

Lucia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
circe dijo...

jajaja!! .... en el fondo del...., matarile-rile-ró!!

Besossss