1/10/09


El roble, en la espesura de la noche, el sonido de un carruaje, tirado por nueve corceles se aproxima. Su herraje, cada gemido se agarra y entremezcla en el viento que decide hacerse eco de su corneta. He visto el primer destello en la lejanía, la tersura de mis muslos responde, resplandece, se insinúan deslizantes, osados , el pecho al aire desnuda mis hombros, mi pelaje… La envidiosa, la envidiada, la hechicera, la Dama Blanca, Circe.

Las columnas se alzan victoriosas, aquellas que han sabido de batallas en los tiempos, tormentas y bestias ahorcadas de cada peñasco entre mis dedos. Ahora florecen, se descaman de mi piel al compás del grito en mis pezones y vuelven a la tierra contándose en millones de cenizas multicolor. Florecen. El roble negro, el sonido de su carruaje tirado por nueve corceles…


En la espesura de la noche


En la cabecera de tu cama hay un cuco de tres alas doradas que canta tus sueños. Dormitas, excitado, sudoroso, acercas la mano a tu polla entrevelado, rígida, robusta, insultante. Estoy ahí, la uso, me penetro, te cabalgo: canta el cuco- te digo, en un susurro. Tú creas el cuco? No, yo tampoco… lo sabemos, lo escuchamos y canta.

Justo en el instante en que no puedes más,
en el instante en que su ala gira,
arrancas en un grito y el semen que fluye por el aire es recogido en mis labios.

4 comentarios:

efe dijo...

Querida Princesa me encanta como te comviertes en hermosa hecicera cuando te meces entre sueños.
Bienvenida Maga de los sueños.
Un besote.
efe

Liška dijo...

Sonrío mi amigo. Tomo la bienvenida y el besote. Que gusto sentirse arropada por vuestras miradas. Muaaaaaaackis!! Mi abrazo y mi cariño con vosotros.

Mistress Moon Sado dijo...

Si éstos son los orgasmos...no me sorprende que se condenará a las brujas.
Por cierto, me acabo de perder en éste bosque y el roble me ha dicho que correteas por él, ¿Puedo quedarme?
Señor, cómo te quiero!

Liška dijo...

jajajaja... bien sabes que eres parte de él. Muaaaaaaackis!!... no quiero ni pensar como sería la mujer, la vida en este mundo, sin el influjo de la luna.